EBCom | Pablo Herreros Ubalde

Presentamos al autor de ´Yo, Mono´: Pablo Herreros Ubalde.

Pablo es sociólogo y antropólogo. Sus estudios se centran en la aplicación de los resultados de sus investigaciones sobre el comportamiento de los primates a ámbitos cotidianos como la empresa, la política o la educación. Además de publicar en medios de prestigio como National Geographic, Muy Interesante o la revista Redes, dirige la sección ´Yo, mono´ en El Mundo, el blog Somos Primates del Grupo Punset, colabora en el programa Redes  e imparte clases en varias universidades. También es experto en el comportamiento de las organizaciones y director científico de la Asociación Española de Coaching, director del departamento de investigación de Bioparc Valencia y presidente de la Asociación española para la investigación y divulgación de la conducta animal y la evolución humana.

Como dicho antes, Pablo Herreros Ubalde  dirige la sección ´Yo, mono´ del diario El Mundo. Acogiéndose a ese título Destino publico su libro, un ensayo donde nos muestra la aplicación de los resultados de sus investigaciones sobre el comportamiento de los primates a ámbitos cotidianos como la empresa, la política o la educación.

Ahora,  la 2 de RTVE  ha anunciado que emitirá en el segundo semestre de este año un espacio con el mismo título `Yo Mono´, presentado por su autor, el primatólogo, sociólogo y antropólogo Pablo Herreros Ubalde.

Sin querer extrapolar el comportamiento animal para rija el humano las similitudes son muchas y divertidas en ocasiones. Comparar al Rey con el macho alfa en franca decadencia es cuanto menos simpático. De los chimpancés cuando envejecen nos dice que ocultan su cojera o si les faltas piezas dentales evitan bostezar.

Sobre España advierte que somos una nación de tribus que no hemos encontrado elemento cohesionado, que hemos favorecido facciones y bandos debido a que no existe verdadero liderazgo en forma de macho alfa. La “manada” española está falta de ese objetivo común que hace fuerte al grupo.

Las empresas incorporan algunos hábitos de los primates. Enfrentar a mis amigos con mis enemigos, Crear alianzas con enemigos, Engañar. Son técnicas habituales de la manada que los consejos de administración han asimilado.
Lamentablemente los simios practican la xenofobia lo cual no es excusa para que nosotros hagamos lo mismo.

Lejos de compartir totalmente la lucha por la supervivencia explica en su obra como la cooperación, el altruismo y la empatía son las marcas distintivas de la mayoría de comportamientos de los primates. De igual modo los humanos obtenemos a diario muchas más dosis de cooperación y mejora que de fracasos y mezquindades pero solemos recordar más lo malo por protección. Con Yo, mono,  el lector podrá “conocer las reacciones de los primates para poder combatirlas”, pero siempre teniendo presente que en los humanos la cualidad más importante es la “cooperación”, mucho más que la violencia,  Lo que nos define es “la generosidad, el altruismo y nuestra tendencia a la cooperación”, asegura. La flexibilidad de los primates es la clave de su éxito y también la clave del nuestro, explica el autor.

La imagen que tiene la población en general sobre el mundo de los animales errónea. La idea de que la naturaleza es peligrosa, todos son crueles y egoístas y que nosotros debemos comportarnos igual es falsa. Necesitamos relaciones de calidad, el  hombre es un ser más bondadoso, si lo practicamos es mas fácil trabajar en equipo

Cómo eligen los primates a un buen líder “primero, el líder tiene que ser bueno en la resolución de conflictos internos; segundo, debe asegurar los recursos de la manada y, tercero, la cohesión del grupo”. Además, tendrá que organizar la defensa de la misma mediante patrullas, etc. Y siempre teniendo en mente que a quien más hay que proteger es a los débiles, lo que suele incluir a hembras, niños y ancianos. Leyendo esto parece que nos llevan alguna ventaja.

Con un lenguaje claro, directo y no exento de ironía y sentido del humor, Pablo Herreros nos muestra en este libro prologado por Eduard Punset que, de algún modo, los animales son muy humanos, y los humanos no dejan de ser animales.

Deja un comentario