EBCom | La divertida verdad sobre cómo utilizamos el email

El correo electrónico es como un “matrimonio”. Podríamos definir nuestra relación con el como el de amor-odio. No podemos vivir sin él, pero muchas veces le pediríamos los papeles del divorcio.

Teniendo en cuenta lo “extraño” que es nuestra relación con el email, Marketing Directo nos enseña 8 divertidos gráficos que resumen a la perfección las muchas absurdidades que lleva aparejadas nuestro “matrimonio” con esta herramienta tecnológica.

1. El contenido de nuestra bandeja de entrada lo devoran los emails en los que el remitente ha tenido la ocurrencia de responder a todos, los newsletters accidentales, nuestros pedidos en Amazon, las notificaciones de Facebook y las actualizaciones en LinkedIn. Sólo una pequeñísima parte de lo que entra en nuestra bandeja de entrada es de verdadera importancia.

2. Tardamos bastante más en escribir el asunto del email que el email en sí. Necesitamos que el asunto capte la atención de nuestro cliente, luego ya leerá el email.

3. En los emails para indicar al remitente que estamos fuera de la oficina usamos una curiosa mezcla de información útil y envanecimiento vacacional.

4. El estrés que nos provoca enfrentarnos a la bandeja de entrada de nuestro email es directamente proporcional al número de días que nos habíamos ido de vacaciones.

5. La mayor parte de nuestro día de trabajo lo dedicamos a los emails.

6. Recibimos tantos emails, que invertimos mucho más tiempo en chequear nuestro mail para ver cuáles son importantes, que en responder los correos electrónicos.

7. El número de signos de exclamación desciende de manera dramática después de editar nuestros emails. Por eso va bien revisarlos siempre.

8. A la hora de despedirnos en nuestros emails, utilizamos diferentes fórmulas en función del receptor. Depende de la relación que tengamos con ellos.

Deja un comentario